¿Cómo afecta la crisis del COVID-19 al juego privado?

La crisis del COVID-19 está afectando a todos los sectores por igual. Desde que se suspendieran todas las actividades deportivas, las casas de apuestas han experimentado un caída muy pronunciada en su facturación. De hecho, este parón tan significativo, supondrá el cierre de muchas casas de apuestas físicas. En cambio, el juego y los casinos online, parecen estar ganando cada vez más adeptos durante la cuarentena.

A pesar del gran crecimiento que han experimentado las casas de apuestas en nuestro país durante los últimos años, el cese de las actividades deportivas, es un torpedo que hunde la línea de flotación de este tipo de negocios. Esto se debe, principalmente, a que más de la mitad de los ingresos que perciben provienen de las apuestas deportivas. Asimismo, no solo les afecta la suspensión de los eventos deportivos, sino también la limitación del tránsito libre. En este aspecto cabe destacar que el juego presencial supone el 33% de la facturación de las casas de apuestas. 

Por su parte, Alejandro Landaluce, Director General del Consejo Empresarial del Juego, en declaraciones a ABC aseguraba que: “se viene una ruina importante para las casas de apuestas”. A falta de confirmar los datos de 2019, los españoles gastaron 750 millones de euros en apuestas privadas durante el año 2018. De ellos, 355 millones proceden del juego dentro de los locales y, 395 millones, del juego online.

Desde una perspectiva laboral, las casas de apuestas aglutinan a más de 47.000 trabajadores, 6.000 de ellos, que se dedican de manera directa a este sector. De este modo el impacto de esta crisis 

Es obvio que las casas de apuestas tienen un panorama desolador con esta crisis, pero, ¿qué ocurre con el juego online?¿Con los casinos digitales? 

Los casinos y el juego online, los principales beneficiados

Mientras las casas de apuestas, con la limitación de tránsito y la suspensión de los eventos deportivos, registran sus peores resultados, la otra cara de la moneda es el juego online y sus homólogos, los casinos digitales. A la espera de consultar datos oficiales del sector, lo que se está registrando a día de hoy, es un trasvase masivo de jugadores de la modalidad de apuestas a los casinos online.

Con el panorama deportivo parado, la oferta en torneos de poker, ruleta, slots y otros juegos de azar, parecen ser la panacea de este segmento de la población. Asimismo, esto no solo genera un panorama negativo para el juego público y todos sus actores, también para los propios ciudadanos. A día de hoy, con las limitaciones existentes, un adicto al juego tiene mucho más difícil su rehabilitación. El confinamiento unido a las facilidades que ofrece el juego online, son el caldo de cultivo para que se produzca una recaída. 

Por último, cabe destacar que mientras este tipo de juegos siga operando, el gran damnificado será el juego público. Es decir, el trasvase de clientes es una realidad que, sumada al parón global que estamos sufriendo, no facilita nada más que el liderazgo de un tipo de juego que se lucra de una manera más que cuestionable. Mientras tanto, el sector público sigue desangrándose y afectando a los pequeños empresarios que han dedicado sus esfuerzos y ahorros en este sector.
 

¿Necesitas ayuda? Te escuchamos



Llámanos al 913 56 63 88